Buenos Aires
REPUBLICA ARGENTINA

BIO PROPUESTAS
Ángeles
Armonizaciones
Armaterapia
Astrología
Bioenergética
Cambios Climáticos
Chakras y Auras
Chamanismo
Colores
Cuencos Tibetanos
Cuentos y Humor
Drogas
Editoriales
Energía
Lenguaje Corporal
Grafoligía
Higiene
Cabalá
Masajes
Meditación
Nutrición y Vida Sana
Piedras y Gemas
Profecías / Enigmas
Psicología
Reflexología
Registros Akashicos
Regresiones a Vidas Pasadas
Reiki
Sexualidad
Varios
Vida en Armonía

Sexualidad

 

Deseo sexual, ¡a romper la rutina!
Fernando González G.

El instinto sexual que compartimos con muchos animales tiende a desaparecer cuando nos enfrentamos a periodos de estrés y trabajo excesivo, o bien, cuando la rutina se instala en nuestra vida diaria y se adormece el deseo por la pareja. ¿Cómo recuperar la pasión pérdida?
El deseo sexual responde a complejo proceso en el que interviene el cerebro (como motor) algunas hormonas y un argumento cognitivo, es decir, los intereses y motivaciones sexuales; si uno de estos componentes se desequilibra puede dar pie a la inhibición del deseo erótico, el cual puede tener como origen alguno de los siguientes factores:

  • El aburrimiento o infelicidad en una relación amorosa prolongada.
  • Depresión (que en el hombre conduce a la disminución del sexo y en la mujer a la inhibición de la excitación).
  • Dependencia al alcohol o drogas adictivas, así como efectos secundarios de algunos medicamentos (antihipertensivos y antidepresivos, entre otros).
  • Es sabido también que el deseo sexual reducido se asocia con acontecimientos traumáticos durante la infancia o adolescencia (abuso sexual o violación), supresión de fantasías sexuales o formar parte de una familia disfuncional donde hayan sido frecuentes la violencia y agresividad, así como nulas muestra de afecto.

Aspecto físico

Igualmente, algunas condiciones físicas determinan la pérdida de la libido, pues ante la aparición de algunas enfermedades el aspecto sexual se relega a segundo término, como en el caso de algunas mujeres que padecen artritis, diabetes, osteoporosis, o bien, aquellas que se encuentran en el periodo de la menopausia (fecha de la última menstruación), en la que es común bochornos, incontinencia urinaria y cantidad insuficiente de estrógenos, hormonas que determinan el deseo sexual).
En el caso de los hombres ocurre algo similar, cuando conviven con problemas como depresión, hipercolesterolemia (niveles elevados de colesterol en sangre), diabetes, infartos o hipertensión, sin olvidar aspectos tan importantes como obesidad, eyaculación precoz y disfunción eréctil.

Factores psicoemotivos

Es común que una pareja tenga que superar situaciones imprevistas y aprender a convivir con los defectos y cualidades de su compañero (a), pero lo importante es no descuidar la relación porque, sin darse cuenta, pueden llegar a ser dos extraños en la intimidad.
Algunas situaciones que promueven este escenario:

  • Las buenas relaciones pueden perder su atractivo cuando es más importante el trabajo u otras obligaciones que la sexualidad.
  • En ocasiones, algunas personas eligen a sus compañeros por determinadas características (como su generosidad o la estabilidad que representan) sin haber experimentado jamás deseo sexual hacia él o ella.
  • Es común que individuos educados bajo severos principios religiosos o morales contra el sexo coloquen una barrera ante su pareja, la cual impide el pleno ejercicio del erotismo si no existen estímulos que lo contrarresten
  • Diferencia de edad entre la pareja.
  • Técnicas sexuales inadecuadas y rutinarias producen relaciones sexuales insatisfactorias.
  • Luchas de poder en la pareja, y sensación de no ser respetado ni escuchado por el compañero que culminan en resentimiento, rencor e ira. A medida que estos sentimientos aumentan, el interés desciende, ya que, con frecuencia, la falta de deseo es un arma esgrimida por el compañero que se siente menos poderoso en la relación de pareja: es frecuente que la mujer la utilice cuando siente que no tiene otro recurso para imponerse sobre el hombre.

Soluciones

Cuando el deseo sexual ha sido arrumbado en un rincón debido a causas físicas, es necesario buscar la ayuda de algún especialista que ayude a superar la enfermedad que origina el alejamiento amoroso, pero si este comportamiento es consecuencia de distracción, trabajo excesivo, rutina o cansancio sexual puede intentar lo siguiente:

  • Cuando vea a su pareja al final del día, déle un beso que dure por lo menos 10 segundos. Esto parece mucho, pero le ayudará a conectarse nuevamente con su compañero (a) después de un día muy largo, y puede ayudar a encender el deseo.
  • Si quiere tratar algo nuevo o quiere que su pareja la acaricie de otra manera, transmítale ese sentimiento cuando no estén inmersos en el acto sexual. Si lo hace amorosamente, sin reclamos, puede conseguir mucho más que si se enfrasca en una pelea donde los insultos sustituyan a la crítica propositiva.
  • Si es el sueño lo que está afectando el deseo, piense en la posibilidad de tener relaciones sexuales durante otras horas del día; tal vez tendría más energía por la mañana o durante la siesta que por la noche. Esto también ayuda a que la relación sea mucho más espontánea.
  • Haga de una noche de la semana la ideal para citas románticas. Aunque no es algo espontáneo, la pareja tendrá la oportunidad de pasar un tiempo juntos cada semana, sin la presión de los niños, el trabajo u otras cosas.
  • Si tiene problemas de frigidez que no se deben a niveles bajos de estrógeno, hay un método estimulante muy popular: pida a su pareja que le dé un masaje con aceites aromáticos.
  • Si nunca puede tener orgasmos, préstele atención a ese asunto y busque ayuda. La recomendación es la misma tanto para hombres como para mujeres. Si el sexo no es divertido y excitante entonces se pierde el interés.
  • Conozca su propio cuerpo y enseñe a su pareja. Practique el autoestímulo y después induzca a su pareja para que haga lo mismo.
  • Asegúrese de incitar el juego sexual antes de la penetración. Tal vez sería saludable acordar con su pareja alternar la penetración con las caricias y el lenguaje erótico.
  • Intente los besos como una forma de hacer aumentar el deseo. Puede experimentar con diversas maneras de besar. De acuerdo con las teorías antiguas de Oriente sobre el sexo, hay nueve lugares estratégicos para aumentar el deseo en su media naranja: orejas, cuello, mejillas, axilas, labios, muslos, costado, pecho y genitales.
  • Trate de tener sexo en un sitio donde no lo haya hecho nunca, o cite a su pareja en un bar o restaurante y dele besos apasionados antes de volver a casa; en ocasiones el auto es un lugar emocionante para dar rienda suelta a la pasión.
  • Tome turnos para taparse los ojos durante el sexo y visite con su pareja, de vez en cuando, una tienda erótica que despierte su imaginación.
  • Despiértese cualquier día con ganas de sentirse sexy, empiece a pensar en el sexo desde la mañana y llame a su pareja durante el día, enviando mensajes sugestivos (que tal vía e-mail) que lo preparen para lo que ocurrirá más tarde.

Las rutas para despertar el deseo sexual en una persona tienen un solo límite, el respeto y la dignidad del ser amado, así que no se duerma en sus laureles y repare lo que haya reparar antes de que sea demasiado tarde.

 

Fuente: Extracto de la página de Internet “SALUD Y MEDICINA”

Volver Arriba .................................. Solicite este articulo
(Indicar nombre del artículo)

ATENCIÓN

Los datos que aquí se brindan, son originados en la investigación del tema, a través de diversas fuentes de consulta, y se ofrece sólo con el propósito de suministrar información, EN NINGÚN MOMENTO SUSTITUYE LA CONSULTA PROFESIONAL. Usted debe buscar inmediatamente atención médica profesional si tiene alguna inquietud acerca de su salud.
Las opiniones vertidas en las diferentes secciones son de exclusiva responsabilidad de quien las emite y no necesariamente son compartidas por los responsables de la página.

 

Bio Armonia © ---- E-mail: informes@bioarmonia.com.ar - Buenos Aires - Rep. Argentina