Buenos Aires
REPUBLICA ARGENTINA

BIO PROPUESTAS
Ángeles
Armonizaciones
Armaterapia
Astrología
Bioenergética
Cambios Climáticos
Chakras y Auras
Chamanismo
Colores
Cuencos Tibetanos
Cuentos y Humor
Drogas
Editoriales
Energía
Lenguaje Corporal
Grafoligía
Higiene
Cabalá
Masajes
Meditación
Nutrición y Vida Sana
Piedras y Gemas
Profecías / Enigmas
Psicología
Reflexología
Registros Akashicos
Regresiones a Vidas Pasadas
Reiki
Sexualidad
Varios
Vida en Armonía

Editorial

Publicado Boletín nº 11

Aprendiendo a dar

El cielo y el infierno

Cierto día un hombre santo estaba teniendo una conversación con el Señor.

Y dijo: "Señor, me gustaría saber como son el Cielo y el Infierno."

El Señor llevó al hombre santo hacia dos puertas.

Al abrir una de las puertas, el hombre santo miró dentro: en medio del cuarto había una gran mesa redonda con una gran olla de guiso, que olía tan delicioso que se hizo agua la boca del hombre santo.

La gente sentada alrededor de la mesa estaba delgada y enferma y parecían hambrientos. Estaban sosteniendo cucharas con mangos muy largos, que llevaban atados a sus brazos, así que cada uno era capaz de meter la mano en la olla de guiso y tomar una cucharada, pero como el mango era más largo que sus brazos, no podían poner las cucharas dentro de sus bocas.

El hombre santo se estremeció ante semejante cuadro de miseria y sufrimiento, y el Señor le dijo: "Haz visto el Infierno".

Luego fueron y abrieron la siguiente puerta. *

Era exactamente igual como el primer cuarto.
Había una gran mesa redonda con la gran olla de guiso que hizo agua la boca del hombre santo. La gente estaba equipada con las mismas cucharas de mangos largos, pero aquí estaban bien alimentados y llenos de salud, riéndose y hablando.

El hombre santo dijo: No entiendo........!

- "Es simple" dijo el Señor: "Ellos han aprendido a alimentarse el uno al otro, mientras que los avaros piensan solamente en sí mismos".

El verdadero sentido del amor es dar. Jesús murió para darte todo por amor.

Reflexión: Antes de pensar: "Señor... ¿qué tienes para mi vida el día de hoy?", pregúntale: "Padre... ¿qué puedo dar a otros de lo mucho que ya me has dado?

Cuando Jesús murió en la cruz, El estaba pensando en todos nosotros.

 

Fuente: Página de internet sin especificar autor

 

Solicite este articulo
(Indicar nombre del artículo)

 

Propuestas Bio Armonia...... Volver Arriba

 

ATENCIÓN

Los datos que aquí se brindan, son originados en la investigación del tema, a través de diversas fuentes de consulta, y se ofrece sólo con el propósito de suministrar información, EN NINGÚN MOMENTO SUSTITUYE LA CONSULTA PROFESIONAL. Usted debe buscar inmediatamente atención médica profesional si tiene alguna inquietud acerca de su salud.
Las opiniones vertidas en las diferentes secciones son de exclusiva responsabilidad de quien las emite y no necesariamente son compartidas por los responsables de la página.

 

Bio Armonia © ---- E-mail: informes@bioarmonia.com.ar - Buenos Aires - Rep. Argentina